«Una Ángela más» en el cielo de los poetas (Ángela Hernández Benito)

El pasado martes 14 de junio, Ángela Hernández Benito (Bogajo, Salamanca, 1949) se dejó ir definitivamente.

La emérita directora de la Casa de Zorrilla, profunda conocedora y valedora de la vida y la obra del autor de Don Juan Tenorio, prolífica escritora (novela, poesía, cuento, teatro, ensayo, biografía…); y pieza imprescindible en el complejo y variopinto mundo de la cultura vallisoletana de las últimas décadas ha dejado huérfana de «madre» a la gran familia que ella misma reunió en torno a la Casa –su Casa-, desde que en 2007 su tesón y empeño consiguieran que el Ayuntamiento de Valladolid se embarcara en la restauración y reapertura de la Casa-Museo de José Zorrilla. Para entonces, Ángela ya había enterrado en ella casi dos anónimas décadas de trabajo ingrato y silencioso,  decidida a mantener vivo el rescoldo del brillo zorrillesco hasta que llegara el momento de avivarlo de nuevo.

En la Casa –su Casa– se llora su partida, con desconsuelo; pero, poco a poco, también comienzan a aflorar sonrisas que nacen de los mil y un recuerdos, vivencias, anécdotas, proyectos y éxitos protagonizados por ella. Sonrisas que destilan en nosotros una profunda gratitud, al reconocernos beneficiados por la generosa actitud de Ángela; su capacidad de servicio; su talante conciliador; su empatía ilimitada; su lealtad siempre cómplice; y, sobre todo, su paciencia.

En la Casa -su Casa- nos sentimos profundamente afortunados por haber compartido con ella parte de su intenso paso por la vida (…a diario más «perra» que la de mismísima Juanita Narboni).

A buen seguro, don Narciso Alonso Cortés, el señor Ángel Vázquez y el propio José Zorrilla, la habrán recibido en el cielo de los poetas con los brazos abiertos.

Descansa al fin, querida Ángela.    LA CASA DE ZORRILLA.



Social Widgets powered by AB-WebLog.com.