Semántica legendaria: el tío Esteban y el tiovivo

La leyenda cuenta que a principios del siglo XIX vivía en Madrid un tal Esteban Fernández a quien todos llamaban “tío Esteban”, propietario de una atracción de feria, del tipo “caballitos”. El tío Esteban murió víctima de la epidemia de peste de 1834 pero cuando lo llevaban a enterrar, se incorporó de repente tras un episodio claro de catalepsia. Cuando el tío Esteban, recuperado, volvió a regentar su negocio de los “caballitos de feria”, la gente comenzó a llamarlos “los caballitos del tío vivo”. En nuestros días, según la RAE, un “tiovivo” es un «Recreo de feria que consiste en varios asientos colocados en un círculo giratorio».



Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Más información sobre las cookies de este sitio web.