Semántica legendaria: Pírricamente o no, ¡ganar es ganar!

A finales del siglo III a. C., el rey Pirro (monarca de Epiro, al oeste de la periferia de Grecia) derrotó a los romanos en la batalla de Ásculo o Ascoli (Italia), aunque con muchísmas bajas en su ejército. Fue una victoria muy… ajustada, que hizo exclamar al propio rey: “Otra victoria como ésta y estamos perdidos”. En español, el adjetivo “pírrico” define, según la RAE, aquello que “es obtenido o conseguido con mucho trabajo o por un margen muy pequeño”.



Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Más información sobre las cookies de este sitio web.