Semántica legendaria: de Ubi tu Cayus a tocayo

En la Antigua Roma, al contraer matrimonio, el esposo y la esposa intercambiaban la siguiente fórmula: Ubi tu Cayus, ibi ego Caia (donde tú, Cayo; yo, Caya, donde tú seas señor, yo seré señora). De tu Cayus a tocayo la evolución es evidente. Hoy, para la RAE, “tocayo” es: «Respecto de una persona, otra que tiene su mismo nombre».



Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Más información sobre las cookies de este sitio web.