“Despojos”, la literatura sensorial de García Riobó

La Sala NAC de Casa de Zorrilla acoge del 28 de noviembre al 9 de diciembre una instalación de poesía audiovisual del artista bejarano afincado en Valladolid Javier García Riobó.

La instalación puede visitarse de martes a sábado (10 a 14 y 17 a 20 horas), y domingos y festivos (sólo mañanas de 10 a 14 horas), en pases de 16 minutos, que comenzarán a las horas “en punto”, “y veinte” y “menos veinte”. Los pases son gratuitos y el aforo de cada uno  es de 5 personas. Los pases de las 19:00, 19:20 y 19:40 contarán con la voz en directo de la periodista Eva Moreno.

Dado lo reducido del aforo de los pases, se recomienza reservar localidad en el 983 42 62 66.

El despojo para comprender el mundo. Por Pedro Ojeda Escudero.

El Diccionario de la lengua española se extiende en la definición de despojo. La acepción octava lo define como “sobras o residuos”, es decir, lo que se desecha, lo que sobra, lo que nadie ha querido. En la quinta, se trata de lo que se ha perdido. En el uso coloquial, la palabra nos lleva siempre a pensar que un despojo es la parte inservible de algo, lo que arrojamos al cubo de la basura. Sin embargo, la etimología y la riqueza de la palabra nos aporta matices interesantes porque hay violencia en la acción de despojar, renuncia en la de despojarse. No significa lo mismo despojar a alguien que despojarse uno mismo de algo, hay casi una ladera ascética en ese gesto de renunciar a algo que se lleva encima.

Conozco a Javier García Riobó desde hace muchos años y sé de su capacidad de renuncia. Se despoja del ruido, de la furia, de la angustia plastificada del ser humano moderno.  Lo hace con naturalidad, como quien se quita un abrigo que no necesita, en realidad. Como quien entra en casa y se descalza. Su vida y su obra artística han llevado siempre este camino. De hecho, gran parte de sus proyectos se basan en la destrucción del objeto de partida para llegar a una fase última en la que solo existe lo virtual. La mayoría de sus trabajos nacen de recortes de prensa en papel: fotografías, anuncios, titulares, que digitaliza y reconstruye a partir de segmentos y acoples. No es solo un proceso artístico, sino filosófico, porque no hay verdadero arte sin un pensamiento ético.

El destino del periódico es el desecho. Pasadas unas horas, unos días, salvo en las hemerotecas, todos los periódicos acaban en la basura. Las noticias, las opiniones, las crónicas más celebradas, los anuncios publicitarios, son pasado, pero también el propio objeto que es un periódico. En el mejor de los casos, se recicla el papel para darle una nueva vida. Esto es lo que hace Riobó, dar una nueva oportunidad al papel del periódico transformándolo en objeto artístico a partir de la descontextualización. Lo que era una herramienta de información se convierte en algo distinto, quizá más elevado. Este proceso de elevación no se produce solo por la descontextualización del objeto, sino fundamentalmente por la mirada del artista, que selecciona los fragmentos y los dispone de otra manera que a veces anula el mensaje inicial, otras lo resalta y profundiza. El producto final siempre nos sorprende porque nos ayuda a comprender mejor el mundo viéndolo desde otro ángulo.

Lo mismo ocurre con las fotografías tomadas de la realidad. Riobó me enseñó, hace años, la importancia de la mirada porque define a cada individuo y lo singulariza. La realidad no existe en nosotros salvo en perspectiva. A partir de esas fotografías de playas o de objeto cotidianos, tomadas todas a una distancia humana alejada de la imagen turística, testimonial o necesitada de trucos y filtros digitales que la dramaticen, Riobó consigue ver las cosas de otra manera y presentárnoslas en un significado que construye un mundo diferente, pero que estaba ahí, delante de todos, y que no supimos ver hasta que el artista nos lo indicó.

Despojos es una instalación poética audiovisual que reúne una parte de las series digitales trabajadas por Javier García Riobó presentadas con un sentido unitario. Consta de cuatro monitores en los que se proyectan imágenes -algunas con texto- y música. El espectador se sumerge en un impacto visual y auditivo, gracias a la música, la oscuridad total y la palabra de Eva Moreno recitando los fragmentos textuales. La intención inicial del artista era presentarnos estas cuatro series (Despojos, Poemas, En la red, Retrato de playa) en bucle continuo. Como cada una tiene su propio latido temporal, lo que inicialmente se nos presentaba sincronizado pronto llegaría a una aparente discordancia, tal y como ocurre en el mundo. Digo aparente porque es la desarmonía la que explica mejor la unidad, aunque parezca paradójico. La armonía de la vida debe acoger también ese caos para que esté completa y podamos aceptar y comprender lo que nos puede causar perplejidad. Javier García Riobó comprende mejor el mundo aceptando también sus despojos. Sin embargo, la pandemia que nos azota, impide presentar la instalación como fue proyectada y hemos de reducirla a un cuarto de hora durante el que el desajuste es menor, como si el protocolo sanitario nos pidiera regular el mundo, hacerlo menos extraño y más abarcable. Sin embargo, fuera de la sala sigue la epidemia y la realidad múltiple, acogedora y desasosegante a la vez.

Curiosamente, entre las acepciones recogidas por el Diccionario, despojar también significa extraer algo de interés para comprender mejor y despojo es el material de desecho con el que se levanta otro edificio. Este es el verdadero significado de esta exposición. Lo que fueron desechos -los recortes de papel del periódico que terminó en el cubo de basura-, acaban, por la virtud del artista y de su pensamiento, construyendo la mirada que nos explica mejor y permite que podamos comprender mejor cómo es el mundo al verlo desde otro ángulo. Como llegar a casa y quitarse el abrigo que no necesitábamos.

Javier García Riobó (Bejar, 1957. Afincado en Valladolid desde 1974)

WEB: www.jgriobo.com   E-mail: riobojg@gmail.com

EXPOSICIONES

ROCK

Tom Waits. Audición. Bar Azul. Valladolid, 1985.

Viaje por las últimas músicas. Conferencia. Instituto F.P.. Tordesillas, 1985.

Síntoma Rock. Revista. Bilbao, 1986.

VÍDEO

El Porche del Caos. Con Jesús Blanco. Vídeos. Casa Revilla. Valladolid, 1988.

La Diligencia. Vídeo. Valladolid, 1989.

Prácticamente Nada. Vídeo. Filmoteca de Andalucía. Córdoba, 1990.

Alma. Con Jesús Blanco. Vídeos. Filmoteca de Andalucía. Córdoba, 1990.

PLÁSTICA

Los Cuadernos del Ordenanza. Publicación. Valladolid, 1998.

Atados a la Columna (con Raúl Lahera). Collages. Valladolid, 2001.

Pasiones Nómadas. Centro Cívico Zona Sur. Valladolid, 2006.

Pasiones Nómadas. Centro Cívico Pilarica. Valladolid, 2006.

Acoples. Sala de Exposiciones Teatro Calderón. Valladolid, 2012.

Acoples. Notesalves Contenedor de Arte. Béjar, 2012.

Universo en Español. Instituto Cervantes. Madrid, 2012.

Naturalezas Mínimas. CEARCAL. Valladolid, 2014.

La Mirada Plástica. Sala del  Teatro Zorrilla. Valladolid, 2017.

Versos y Pigmentos. Con Sandra García. La Piel del Oso. Valladolid, 2018.

Días de Invierno. Poemas. Casa de Zorrilla. Valladolid, 2019

Versos y Pigmentos. Con Sandra García. Espacio Joven. Valladolid, 2019



Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Más información sobre las cookies de este sitio web.