Antes de que termine la semana…

El “refresco”, que no falte. Y si nos hace sonreír, mejor que mejor.

Hay veces que cuando formamos un verbo a partir de un sustantivo, el subconsciente nos juega una mala pasada… He aquí un ejemplo.

De ternilla, desternillarse. Esto es, morirse de risa.

De tornillo, ¿desatornillarse? ¡No! De tornillo, desatornillar o destornillar, verbos transitivos pero no reflexivos, con el significado de dar vueltas a un tornillo para sacarlo del lugar donde está. Nada que ver con “partirse el eje”.



Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Este sitio web utiliza cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta nuestra política de cookies. Más información sobre las cookies de este sitio web.