El coordinador de la VAFO hace balance de una cita que “podría plasmarse en alguna campaña” con la capital del Pisuerga como escenario de rodaje

Más de un centenar de…

El coordinador de la VAFO hace balance de una cita que “podría plasmarse en alguna campaña” con la capital del Pisuerga como escenario de rodaje

Más de un centenar de profesionales se reunieron en las Jornadas de Cine Publicitario, celebradas los días 19 y 20 de octubre en el marco de la 62ª Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), una cita que “muy posiblemente” vuelva a contar con la capital de Pisuerga como sede en futuras ocasiones, según ha desvelado el coordinador de la oficina técnica para el apoyo de producciones audiovisuales Valladolid Film Office (VAFO), Juan Manuel Guimeráns, quien atribuye el mérito a la apuesta por Valladolid que ha realizado la Asociación de Productoras de Cine Publicitario (APCP), con Manuel García, su Presidente, y Adriana Piquet, Directora General, al frente.

El director Daniel Sánchez-Arévalo (Azuloscurocasinegro, Primos), el guionista Sergio G. Sánchez (El orfanato, Palmeras en la nieve); el director de la Seminci, Javier Angulo; la directora creativa de la agencia McCann (detrás de los spots de Ikea, Movistar o Fanta), Raquel Martínez; la responsable de Marketing Digital del Santander Group, Elena Alti; la responsable de Marketing Corporativo de Gas Natural Fenosa, María Luisa de la Peña, o el representante del departamento de Comunicación y Relaciones Externas de Estrella Damm, Jordi Laball, son algunos de los profesionales que participaron en los paneles organizados por la APCP. Los retos de la era digital, nuevos formatos como el ‘bumper ad’ que impulsa Google o el papel de la mujer en el entorno creativo son algunos de los temas que saltaron a la palestra en la cita anual más importante de un sector que factura en torno a 440 millones de euro cada ejercicio (estimación de la APCP para 2017).

A pesar del intenso programa de sesiones, los asistentes tuvieron la oportunidad de “conocer la ciudad desde el punto de vista de las posibles localizaciones, tanto exteriores como interiores”, entre las que Guimeráns cita “calles y plazas, edificios de la Universidad, el Museo Nacional de Escultura, la zona del Centro Cultural Miguel Delibes, la Casa Consistorial, la Cúpula del Milenio o edificios industriales”, estos últimos, “de gran interés para las productoras”. Más allá de los límites municipales, los profesionales han visitado “poblaciones, castillos, bodegas y zonas de pinares y viñedos”.

La VAFO ya ha recibido más de diez consultas sobre localizaciones concretas”, adelanta el coordinador de la oficina técnica, quien se muestra convencido de que estas jornadas se plasmarán en “alguna campaña concreta”. Además del catálogo de localizaciones, los profesionales del sector pudieron conocer, de primera mano, las ventajas que ofrece la provincia de Valladolid para la producción audiovisual, entre las que Guimeráns destaca “la cercanía a un centro básico de cine publicitario como Madrid, lo que permite desplazar equipos o cubrir necesidades de última hora con rapidez y los muchísimos profesionales que tenemos no solo en producción sino también en empresas auxiliares de catering, transporte, equipos técnicos o alojamiento, con, además, precios muy competitivos”.

Aunque pueda sonar paradójico, otro de los puntos fuertes de Valladolid “es que no ha acogido muchas producciones”. “La saturación de actividades audiovisuales, como ocurre en Madrid o en Barcelona, puede ser contraproducente: se requieren más condiciones y la ciudadanía puede tener una actitud menos favorable ante inconvenientes como los cortes de calles o la saturación de los aparcamientos que se dan en lugares con una excesiva concentración de rodajes,” explica Guimeráns, quien, no obstante, resalta que “los rodajes publicitarios presentan, en este sentido, menos requisitos que los de largometrajes”, dada su duración, “de solo dos o tres días, y, en muchas ocasiones, menos”.

La vertiginosa transformación en la forma de consumo de la publicidad impulsada por las novedades tecnológicas y la popularización de las redes sociales fue uno de los temas protagonistas e ineludibles de las jornadas, auspiciado por la presencia de Mariana Hernández, Head of Strategy de Google España, o Pepa Rojo, directora creativa estratégica en Facebook. La idea imperante fue que los nuevos formatos de consumo audiovisual “favorecen al cine publicitario”, resume Guimeráns. Los dispositivos portátiles y la televisión “son lugar natural del cine publicitario”, sentencia, “y hoy en día se consume a través de estos canales más que nunca”. En este sentido, las Jornadas de Cine Publicitario expusieron como uno de los formatos más novedosos del sector el ‘bumper ad’: spots de seis segundos para su visualización previa a los vídeos de YouTube desde dispositivos móviles. Dos de los responsables de esta rompedora propuesta, Mariana Hernández y María Agúndez, Producer Digital de Only 925, presentaron el trabajo que realizan en el bautizado como ‘Bumper Lab’, un laboratorio en el que exploran las posibilidades narrativas de esta nueva idea. En el marco de estas jornadas, Google España lanzó el reto de producir bumpers sobre Seminci.

“Si contar una historia en una hora y media es complicado, imagina hacerlo en seis segundos”, reflexiona el director de VAFO. Él, que lidia con producciones audiovisuales de forma habitual, reconoce que la idea “es una manera muy interesante de promover la creatividad”, amén de “dar una respuesta al sentimiento de intrusismo que a veces genera la publicidad”. Dominar esta creatividad que exige el lenguaje publicitario es “de gran ayuda para el desarrollo de proyectos de ficción”. Como recuerda Guimeráns, “cineastas de la talla de Isabel Coixet o Javier Fesser compatibilizan de modo natural cine publicitario y cine tradicional y otros ya consagrados como Daniel Sánchez-Arévalo se aventuran en el sector” confirmando que “el cine publicitario y el de ficción tienen cada vez más vasos comunicantes”.

Sánchez-Arévalo, que debutó en el cine publicitario en 2015 con las campañas de Navidul, fue uno de los protagonistas de estas Jornadas. En la conversación que mantuvo con el director de la Seminci destacó las posibilidades creativas de la producción publicitaria que, en muchas ocasiones, ofrece un presupuesto más holgado y mayor libertad técnica al director.

“Posiblemente, hasta ahora, ha habido más reparo a hablar del trasvase de directores del cine tradicional al publicitario que a hacer”, según Guimeráns, quien destaca que “el mítico Ingmar Bergman también realizó trabajos publicitarios”. La intrusión de cineastas de ficción en el formato publicitario, como reconocieron durante la cita de la APCP, siempre ha existido, pero el ensalzamiento de este hecho, el nombre del cineasta como reclamo, es lo que ahora está en alza; como resume el director de la VAFO, “las empresas se dan cuenta de que fidelizar al cliente es también fidelizar al espectador”.

Noticias Relacionadas