Si tus hijos son unos apasionados del séptimo arte, no pueden perder la oportunidad única de convertirse en auténticos directores de cine en la ciudad de la afamada SEMINCI. Deja…

Si tus hijos son unos apasionados del séptimo arte, no pueden perder la oportunidad única de convertirse en auténticos directores de cine en la ciudad de la afamada SEMINCI. Deja que vuele su imaginación y que se empapen del ambiente creativo que se vive en nuestro set de rodaje con la actividad PEQUEÑOS DIRECTORES (todos los domingos de febrero, a las 12 horas, en la Oficina de Turismo. Info aquí).

Pequenos_directoresLo primero, unas nociones básicas. Nuestros pequeños directores crearán su propio corto con la técnica stop-motion y un arsenal de plastilina. Dicho así, quizá no sepan qué esperar, pero es muy fácil orientarles. ¿Han visto Chicken Run, La novia cadáver, James y el melocotón gigante o Coraline? todas ellas han sido realizadas con esta técnica. Los padres, que ejercerán de ayudantes, recordarán, por ejemplo, que algunas escenas de Beetlejuice se rodaron así.

Puede parecer algo novedoso, y lo es en el caso de la animación con plastilina (para los más técnicos: también se denomina claymation), pero el stop-motion se conoce desde los albores del cine. De hecho, las primeras grabaciones se sitúan a finales del siglo XIX.

Un proceso creativo

Ya tenemos claro qué vamos a hacer… ¿seguro? ¿hemos diseñado la historia? las películas profesionales no se improvisan y un pequeño director no puede ser menos. Con ayuda de los monitores, los niños plasmarán las escenas en un auténtico storyboard.

Ha llegado la hora de la plastilina: con ella crearemos nuestros personajes, su ropa, los objetos que aparezcan e, incluso, el decorado. Los monitores os enseñarán a crear figuras articuladas para que puedan mover todas sus extremidades y os ayudarán a realizar una decoración que quepa en el plano.

Luces, cámaras y ¡acción!

Pequeños directoresPara lograr la sensación de movimiento, el stop-motion profesional proyecta unas 25 fotografías ¡por segundo! Nosotros vamos a ser más modestos, pero te aseguramos que el resultado es igualmente sorprendente.

Pasamos al set de rodaje para dar vida a la historia plasmada en el storyboard. Moveremos, poco a poco, los personajes o una parte de los mismos, el decorado y los objetos mientras realizamos fotografías. No pienses que es un proceso tan sencillo, pues hay que controlar que la iluminación sea constante, tener cuidado con las sombras, ser delicado en la manipulación de las figuras y, quizá, restaurarlas de vez en cuando. Además, necesitamos mantener una continuidad escrupulosa para tener una la ilusión de movimiento lo más natural posible.

¿El resultado? mejor, lo vemos:

 

Clic para ver

Noticias Relacionadas