La 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid, Seminci, entregó ayer en el Teatro Zorrilla, durante la Gala del Cine de Castilla y León, los premios de la segunda edición…

La 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid, Seminci, entregó ayer en el Teatro Zorrilla, durante la Gala del Cine de Castilla y León, los premios de la segunda edición del concurso de cortometrajes  Seminci Factory Valladolid Film Office, organizado por el Ayuntamiento de Valladolid, Seminci, la oficina técnica Valladolid Film Office (VAFO) y la Plataforma del Audiovisual de Castilla y León.

Los dos premios entregados, con una dotación total de 9.000 euros -3.000 más que en la primera edición del certamen-, han recaído en los cortometrajes Sin nombre, de Juan Carrascal Íñigo, y Umbral, producido por Pablo García Sanz. Además, durante la gala se proyectó el corto ganador de la pasada edición, La herencia, de Felipe Arnuncio.

Los objetivos del certamen Seminci Factory Valladolid Film Office son dinamizar la industria audiovisual vallisoletanaapoyar a cineastas y productoras de la provincia y promocionar dicho territorio como escenario de rodajes. «Queremos que este proyecto vaya creciendo para que en unos años nos pueda dar no solo cortometrajes, sino también largometrajes», afirmó el director de la Seminci, Javier Angulo.

Espiga de Honor para Antonio Giménez-Rico

Durante la gala, asimismo, se entregó una Espiga de Honor al director burgalés Antonio Giménez-Rico como reconocimiento a su trayectoria. El cineasta estuvo acompañado por los actores Iñaki MiramónJuan Jesús ValverdeMónica RandallJoaquín Hinojosa y Lydia Bosch; estos dos últimos, parte del elenco de la película Jarrapellejos (1988) que se proyectó durante el acto celebrado en el Teatro Zorrilla.

«Castilla y León y toda España deberían estar agradecidos de tener un cineasta como Giménez-Rico», afirmó el actor Juan Jesús Valverde. «Es grande como director, como persona y como amigo. Él fue quien me descubrió. Es una persona que se hace querer y se merecería mucho más», señaló Miramón. También Lydia Bosch confesó que gracias al cineasta burgalés se dedica al cine.

Noticias Relacionadas