about us

En Valladolid el clima es similar al mediterráneo, pero con características de un patrón continental, con veranos calurosos e inviernos fríos. Las precipitaciones, que se concentran entre otoño y primavera, son suaves.

La estación estival es seca, con temperaturas que suelen superar los treinta grados de día y noches más suaves y templadas. Territorio de pocas lluvias, los días son soleados y largos, con once horas de luz en julio y en agosto.

La caída de las temperaturas es la marca del inverno. No es raro que en esta época el termómetro baje de los cero grados ante las heladas, ni tampoco lo son las nevadas ni las nieblas en los márgenes de los ríos. Uno de los fenómenos más característicos en Valladolid durante el inverno es la cencellada,  que nace de la unión entre las heladas y la niebla, en forma de pequeños cristales de hielo.