about us

La riqueza del patrimonio natural de Valladolid comprende más de 125.000 hectáreas de bosques y 422 kilómetros de ríos que configuran un paisaje caracterizado por su diversidad. Si al norte imperan las suaves formas onduladas de Tierra de Campos, el sur contrasta por sus interminables pinares y sus campiñas, interrumpidas por pequeñas lagunas y densos humedales de carácter estacional.

Otra de las principales masas forestales de la provincia se encuentra en el mismo término municipal de Valladolid; se trata del Pinar de Antequera, con casi mil hectáreas de árboles.

Dos de los principales ríos de Valladolid, el Duero y el Esgueva, delimitan una zona de valles y viñedos.

Al oeste de Valladolid, en los Montes Torozos, se encuentra la reserva natural de las Riberas de Castronuño-Vegas del Duero, un humedal de importante valor natural y punto estratégico en la migración y nidificación de numerosas especies de aves. En esta misma zona se esconde una de las vistas más agradables de la región, el embalse del río Bajoz a la altura del Monasterio de la Santa Espina, cruzado por el Camino de Santiago.

La riqueza ambiental de Valladolid en torno al agua también encuentra importantes exponentes en las Lagunas del Raso de Portillo y en los embalses de Encinas de Esgueva y de Valdemudarra, entre otros.