about us

Valladolid tiene una situación privilegiada en el noroeste del país, en pleno centro de la comunidad autónoma de la que es capital, Castilla y León y a tan solo 192 kilómetros de Madrid.

La provincia de Valladolid tiene una extensión de 8.110 kilómetros cuadrados en los que predomina la llanura, verde y fresca en primavera, dorada en verano y ocre y grisácea en otoño.

En la noble sobriedad de la llanura destaca la presencia de ondulados páramos, algunos ordenados, otros estrechos e interminables, también los hay que se fragmentaron hasta dejar un cerro testigo del paso del tiempo. Un característico relieve que se ve interrumpido de forma abrupta por valles y riberas y por la Tierra de Pinares, una estampa arbórea en el corazón de la meseta.

Las zonas ricas en vegetación también destacan en la provincia de Valladolid, al amparo de un tejido de ríos en el que destaca el río Duero, el de mayor caudal en toda España, además de mansos pantanos y embalses.

El paisaje vallisoletano se encuentra salpicado por pueblos que atesoran un interesante patrimonio histórico, como la fortaleza de Simancas, la villa romana de Almenaras-Puras, las murallas de ‘La Villa del Libro’ Urueña y, sobre todo, los imponentes castillos de Peñafiel, Torrelobatón, Tiedra, Fuensaldaña o el de La Mota.

Como colofón a la riqueza natural y rural de Valladolid, se alza una capital de más de 300.000 habitantes, antigua capital de la Corte de España y con un amplísimo repertorio de monumentos, iglesias, templos, palacios y casas nobiliarias, con todas las facilidades y los servicios de una gran urbe  y las comodidades de una ciudad menor.

 

Más información