LAVA ARQUITECTURA

EQUIPO DE ARQUITECTOS: J. I. LINAZASORO, J. GRIJALBA, A. GRIJALBA, P. GIL Y E. CARAZO

Descargar Planta del edificio

ESTRATEGIA DEL VACÍO

CARÁCTER: Intervenir en un conjunto de edificios de carácter industrial, con objeto de dignificar el conjunto y adecuarlo a su nuevo uso cultural y recreativo, significa encontrar una arquitectura que responda a ello sin destruir el carácter de lo preexistente. Lo que no significa, sin embargo, repetir de manera mimética la arquitectura del Antiguo Matadero, sino encontrar otra igualmente adecuada tanto a los nuevos contenidos como a una imagen industrial renovada.

RACIONALIDAD: La intervención se justifica desde la preservación, si no total, cuando menos mayoritaria de los edificios del Antiguo Matadero.

SOSTENIBILIDAD: Desde la adaptación flexible del conjunto heredado, se plantea una intervención sostenible activa y pasiva.

ECONOMÍA: Los dos criterios anteriormente expuestos expresan, además, un planteamiento esencialmente económico, tanto por la voluntad de aprovechar en lo posible gran parte de lo ya existente, como por proponer una intervención unitaria, basada en criterios de simplicidad y repetición constructiva, en correspondencia con
el carácter industrial que se pretende preservar.Se propone una estrategia clara y sencilla basada en una resolución constructiva repetitiva para todo el conjunto, mediante la cual se pueda distinguir lo nuevo de lo preexistente, sin destruir para ello la unidad del conjunto, sino más bien creando una nueva unidad basada en ese contraste y superposición.Un procedimiento próximo al concepto Chino “Dan” que refleja a través de la insipidez y del desapego interior una liberación de entusiasmos efímeros. Cuando ningún sabor se pronuncia, el valor del saboreo es tanto más intenso por cuanto no puede ser asignado, rebasa su contingencia, se abre a la transformación, trascendiendo cualquier actualización particular y permaneciendo lleno de virtualidad.
La verdadera eficiencia es siempre discreta.

“La insipidez es el sabor de la sabiduría, el único posible, no es, pues, por resignación ni por desencanto, si no porque es el sabor de base, el de la raíz de las cosas, el más auténtico”
François Jullien. Elogio de lo insípido