La RAE dice que, en español, hay tres verbos que tienen dos participios; y que ambas formas, más allá de que nos suenen mejor o peor, son perfectamente válidas:

Son el verbo IMPRIMIR. Está bien IMPRESO y está bien IMPRIMIDO.

El verbo FREÍR Está bien FRITO y está bien FREÍDO.

Y el verbo PROVEER. Está bien PROVISTO y está igualmente bien PROVEÍDO.

Lo único que nos aconseja la RAE es que para los verbos imprimir y freír, como adjetivos, procuremos utilizar, respectivamente impreso y frito.

                  No te preocupes, ya he imprimido las tarjetas de embarque.

                  No te preocupes, ya he impreso las tarjetas de embarque.

                 ¡Es que, qué quieres, el chico no ha freído un huevo en su vida!

                 ¡Es que, qué quieres, el chico no ha frito un huevo en su vida!

                No me explico qué hicisteis. Os había provisto de víveres más que suficientes.

                No me explico qué hicisteis. Os había proveído de víveres más que suficientes.

Como adjetivos, mucho mejor:

               La tarjeta de embarque impresa es obligatoria.

               Cenarás un huevo frito y punto.

¡Eso es todo, amigos!