El adverbio enfrente y la locución adverbial en frente son ambas formas correctas.

Vivo justo enfrente, así que no tardaré ni un minuto en llegar.

Le dije que me esperara en frente de la farmacia.

 

Sin embargo, la locución adverbial no está…, digamos, bien vista. Se prefiere la locución sinónima: frente a.

Le dije me esperara frente a la farmacia.

 

En cambio, el adverbio enmedio NO existe. Pero sí existe la locución adverbial en medio.

No te pongas en medio, por favor.

No te pongas enmedio, por favor.

 

Es como si la RAE hubiese solventado estos dos asuntos aplicando distinto criterio. De hecho, ya hay voces pidiendo a la Academia que reconsidere la validez de enmedio como averbio, en perfecta coexistencia con la locución adverbial en medio; igual que en el caso de enfrente y en frente.

El tiempo dirá. Por ahora… ¡ojo!