Cuando la Real Academia admite la castellanización de un término en su Diccionario, esto no siempre ocasiona que la forma previa a dicha castellanización desaparezca del mismo. En estos casos, la RAE nos ofrece la posibilidad de continuar utilizando el término importado de otra lengua en su forma original, pero en cursiva, como extranjerismo que es; o bien utilizar la forma castellanizada, en letra redonda (normal).

Por ejemplo: whisky y güisqui. Los dos términos aparecen en el Diccionario. Whisky tenemos que transcribirlo en cursiva, sí o sí. Y güisqui, por su parte, es puro español, y se transcribe en redonda: güisqui.

Y ¡ojo! El hecho de que el auto-corrector de Word no lo subraye en rojo, no quiere decir nada. La cursiva en whisky es norma.