Ingerir significa introducir por la boca comida, bebida o medicamentos. Los sustantivos derivados de este verbo son ingesta o ingestión, con los que se nombra la acción y efecto de ingerir.

            Ingirió el veneno y falleció poco después.

            La ingesta del veneno le provocó la muerte.

 

Injerir(se) significa –cuando se usa como pronominal– dicho de una persona, meterse donde no la llaman, inmiscuirse en lo que le toca. El sustantivo que deriva de este verbo (en su forma pronominal) es injerencia: acción y efecto de injerirse.

Se injirió en las negociaciones a pesar de que se le dijo que se mantuviese al margen.

Ciertas injerencias en las negociaciones dieron al traste con el acuerdo que todos deseábamos.

 

¿Se intuye por dónde va este refresco? Está claro: ingerir con no es injerir con j; e ingesta e injerencia son gráfica y semánticamente términos muy distintos. Así que… ¡mucho ojo con confundirlos!