‘La edad de oro de la novela negra’. Bajo este título, la Feria del Libro de Valladolid reunió ayer a algunos de los más destacados especialistas de este género como Berna González Harbour, Esteban Navarro y César Pérez Gellida, bajo la moderación de Vicente Álvarez. Todos ellos debatieron sobre el momento dulce que vive este tipo de literatura.

Para la periodista y escritora Berna González Harbour la novela negra vive «un minuto de oro» e indica que eso se debe a la capacidad que ha tenido para conectar con el espíritu de la sociedad al reflejar las denuncias del presente y el pulso entre abusador y abusado en un momento de crisis, de fin de certidumbres vividas en España y en Europa, sin perder esa condición de entretenimiento.

En el caso de Esteban Navarro, opina que durante mucho tiempo la novela negra estaba considerada como un género de tercera o cuarta fila y ahora está cambiando esta percepción gracias a la calidad de muchos escritores que logran importantes premios literarios con esta especialidad. Y coincide con González Harbour al destacar que «es la novela más real que existe», lo que redunda en su cercanía con el público.

El vallisoletano César Pérez Gellida, que compareció en rueda de prensa con una camiseta del Real Valladolid, que justo cuando celebró la mesa redonda jugaba para ascender a Primera División, fue más crítico y opinó que la industria editorial abusa de esta etiqueta. A su juicio, tanto los escritores como el propio sector deben cuidar las bases y no colocar la etiqueta a la ligera. «Muchas veces ese código interesa a nivel comercial porque se vende mucho pero puede llevar a confundir al lector», expresó. En ese sentido, él mismo se considera más un escritor de suspense y de thriller que de novela negra.

Esteban Navarro también se sumó a esta teoría y destacó que se utiliza de forma comercial y que muchas veces una novela no se puede llegar a clasificar con una única etiqueta. Y en ese aspecto se ha referido a un ejemplo cinematográfico: «Blade Runner se vendió como película de ciencia ficción porque entonces vendía más, pero en realidad es una novela negra», dijo.