La concejala de Cultura y Turismo, Ana Redondo, destacó el pasado domingo la gran participación del público en las actividades culturales programadas en la 51 Feria del Libro de Valladolid. La cita ha estado marcada por la lluvia, pero aún así no ha impedido que la Plaza Mayor se volviese a convertir en el epicentro del conocimiento, del debate, de la libertad y del diálogo gracias a los libros. «Creo que el balance es positivo y nos ha permitido tener diez días de reflexión, de encuentro y análisis sosegado de la sociedad y hacer más ciudad», reseñó.

A pesar de las circunstancias meteorológicas, marcadas por las constantes lluvias, Ana Redondo defendió que la Plaza Mayor es el lugar idóneo para la celebración de la feria. «Es el corazón de la ciudad. En cualquier otra ubicación, con la lluvia que ha caído hubiera sido desastroso; sin embargo, en la Plaza Mayor la gente ha respondido y, pese a la meteorología adversa, lo ha disfrutado», añadió.

En el balance inicial de la 51 Feria del Libro de Valladolid, la concejala de Cultura destacó el alto nivel de la programación: «Ha habido encuentros realmente importantes tanto con escritores como con pensadores y eso la ciudadanía lo valora y lo agradece», dijo. En este sentido, consideró que esta nueva edición ha contribuido al objetivo de conseguir una feria «más intensa, más internacional y más importante».

Precisamente en ese apartado internacional, Redondo consideró un gran acierto la programación de Portugal como país invitado: «Es un país que está dando pasos importantes para hacer de la cultura un motor económico y turístico del que podemos aprender. La feria nos ha dado la oportunidad de fijarnos más y ayuda a generar nuevos proyectos de futuro», añadió.

Ana Redondo también quiso destacar la intensa programación infantil: «Los niños han sido protagonistas a lo largo de todos estos días, con muchas actividades para ellos. La lectura es esencial para configurar la personalidad de los más pequeños y hemos tratado de que encuentren ese gusto por la lectura, a veces complicado en esta era digital», resaltó.

Homenaje a la Poesía

Como broche de la 51 Feria del Libro de Valladolid, la Plaza Mayor y el Teatro Zorrilla acogieron un homenaje a la poesía. Durante toda la tarde, un micrófono permaneció abierto para que cuantos poetas que lo deseasen se acercasen a leer sus textos; un acto que concluyó con una gala en la que representantes de una decena de grupos poéticos de la ciudad leyeron poemas.

La concejala de Cultura, Ana Redondo, explicó que la decisión de este homenaje es una forma de «agradecer el esfuerzo de todos estos colectivos para que la poesía siga viva en la ciudad».

Valquiria Teatro se encargó de conducir el acto en el Teatro Zorrilla. a cuyo escenario subieron a leer poemas los colectivos Susurros a pleno pulmón, Guardar como, Sentimientos en voz alta, Poetas del Campo Grande, Pan Arcadia, Grupo PerVerso, Viernes de Sarmiento, Asociación Cultural Habla, Emociones y Clamores y el Aula de Poesía de Amigos del Teatro.

En el acto también intervino Fermín Herrero, Premio Nacional de Poesía 2017, quien parafraseando a otro poeta destaco que «la poesía es el mundo en su mejor lugar», al tiempo que resaltó ese carácter minoritario: «Es imposible que la poesía sea comercial y no extremadamente minoritaria porque está en su propia esencia», insistió.