La riada de literatura periodística cosechada al amparo del asunto catalán nos ha dejado muchas ‘perlas lingüísticas’ que, si no somos escrupulosos, es bien probable que vayan ganando un terreno que no les corresponde. Por ejemplo: legitimizar y su derivado, legitimización. ¡No hay tal en nuestro diccionario!

¡Ojo al dato! Lo correcto es legitimar y legitimación.

     El independentismo apela a la legitimización que confieren las urnas.

                 El independentismo apela a la legitimación que confieren las urnas.

     Las urnas legitimizan el proceso independentista.

                 La urnas legitiman el proceso independentista.