Mi amiga Charo me ha puesto, literalmente, “en jaque”.

–Este fin de semana voy a dar de blanco las “esas” de la cocina… ¡Están indecentes!

– ¿Las “yendas”?

–¿”Yendas”?

–¿O son las “llendas”?

–“Llendas” tampoco me suena…

Qué ignorancia la mía!

Afortunadamente, el DRAE me saca de cualquier apuro…

Lo que mi amiga ha dado de blanco este fin de semana han sido las hiendas de los azulejos. Hienda viene del verbo hender, que significa “corte en una superficie o en un cuerpo sólido cuando no llega a dividirlos del todo”.