La concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, ha mantenido el pasado viernes una reunión con el presidente del Gremio de Libreros, Marco Antonio Blanco, y el secretario de Avadeco, Luis del Hoyo, para comenzar los preparativos de la próxima Feria del Libro. Un encuentro en el que se ha llegado a la conclusión de que “esta Feria no puede circunscribirse a diez días al año”, tal y como indicó Redondo.

Así, la idea es dar una continuidad a la actividad durante todo el año, por lo que se trabajará en actividades que “conviertan al libro en protagonista de la cultura de la ciudad durante todo el año”. La edil recordó que la próxima edición será la quincuagésima y en ella se pretende “mejorar los pequeños problemas que se han detectado en la de 2016”, así como “buscar nuevos públicos”.

Sobre todo entre los jóvenes y niños “porque son el futuro de la lectura”. Para ello, se trabajará con educadores, centros cívicos, clubes de lectura, bibliotecas o colegios en la línea de incorporar estos sectores a la Feria del Libro.

Respecto al tipo de actividades que se pretenden llevar a cabo, Redondo indicó que “se concretará con otras concejalías e instituciones” para, fundamentalmente, hacer un calendario anual de actividades que “enganchen a esos nuevos públicos con los atractivos que se demanda por parte de los adolescentes o niños”.

Todo ese programa necesitará de un trabajo previo que se iniciará en septiembre para que, ese mismo mes o en el de octubre, “tener ya planificado el calendario con el Día del Libro y la Feria como fechas claves”.