J.J Ulfilos (o Juan José Manso Escribano, como prefieran), ha planteado un viaje en el tiempo, en concreto a los años previos a la Guerra Civil española, Tu última lágrima. La primera novela que publica este vallisoletano adicto a la escritura es una oportunidad, además, de conocer un poco más a figuras históricas ligadas a nuestra ciudad, como el que fuera alcalde Antonio García Quintana.

1. El año pasado publicaste Tu última lágrima. ¿Cuál es el origen de la historia, qué es lo que querías contar en ella?
La historia parte en 1932 cuando dos jóvenes están en su último curso de enseñanza superior. Susana parte a París a estudiar derecho mientras que Pabl  se queda en Valladolid. A partir de aquí las historias de ambos se bifurcan, y sus vidas, al igual que las de sus familias, se ven salpicadas por movimientos políticos ligados a personajes históricos como el antiguo alcalde vallisoletano Antonio García Quintana.

En la novela, además de querer contar todos los cambios que hubo en la sociedad española del siglo XX, tanto políticos como sociales, quería aflorar en el lector toda clase de sentimientos y emociones, y entre ellos, el amor, el sentimiento más caprichoso y muchas veces el más cruel.

2. Aún eres joven pero ya puedes presumir de tener una novela en la calle. Además, cuantas que has escrito muchísima poesía y relatos cortos. ¿Dese cuándo tienes esas inquietudes literarias? ¿Qué te ha llevado a querer escribir, además en cualquier tipo de género?
Prácticamente desde siempre, desde pequeño ya me gustaba escribir, y a medida que fui creciendo esa afición se fue haciendo más fuerte. En el blog ladronideas.blogspot.com escribo tanto poesía como relatos cortos e intento hacer sentir a le gente todos aquellos sentimientos que muchas veces por pudor no se atreven a contar.

Por otro lado, para mí el género más complicado de escribir es la poesía, pero a la vez es el que más me gusta y con el que te puedes expresar con más libertad. Muchas veces un verso puede significar algo totalmente distinto para el lector y para el escritor, pero es igual de válido si uno se siente identificado con ello.

3. En la novela viajas a los años anteriores a la Guerra Civil. ¿Te has documentado de alguna manera para abordar un período ya lejano de nuestra historia?
Claro, en una novela donde se trata una época pasada es igual de importante la documentación que la historia que se cuenta, ya que sin una adecuada documentación probablemente no consigas transportar al lector a esa época y no le hagas partícipe de la historia.

Mi documentación principal ha estado basada en libros que relatan los hechos previos a la guerra, durante la República, o en el mismo período de la guerra; así como documentales o webs donde cuentan la evolución e historia de Valladolid y sus calles.

4. Nos gustaría saber también cómo es el proceso que supone editar un libro, más allá de escribirlo. ¿Qué resulta más complicado y problemático?
Lo más problemático de querer editar un libro es que pocas editoriales se arriesgan en un proyecto sin tener un padrino detrás.

Al principio intenté contactar con diferentes editoriales y muchas no contestaban, más tarde probé suerte en los concursos, pero en la mayoría de ellos aún no ganando se quedan con los derechos de autor, lo que me parece moralmente reprochable. Finalmente me decidí a hacerlo con Punto Rojo y me convertí a su vez en autoeditor. Y aunque en el contrato haya cláusulas discutibles, puede más la ilusión que la cabeza si quieres realmente conseguir ver tu libro publicado.

5. ¿Tienes ya algún nuevo proyecto rondando en la cabeza para escribir una nueva novela?
Sí, uno nunca deja de pensar y de escribir si es lo que le gusta.

Actualmente tengo en mente una nueva novela totalmente diferente, situada en la época actual, con tintes científicos y manteniendo las críticas a todos los estratos de la sociedad como hice en la anterior novela, pero siempre con historias de amor y sentimientos, que al fin y al cabo es lo que a uno le hacen sentirse vivo.