¡Curiosa palabra es menudo!

Se trata de un adjetivo que significa “pequeño”, “delgado”, “poco importante”.

           – El maestro era un hombre menudo y de tez cetrina.

En cambio, sin perder su condición de adjetivo, si hacemos que preceda a un sustantivo y contra todo pronóstico, lo que hace es enfatizarlo.

           – ¡Menuda hora de llamar!

Y aún hay más. Menudo, en masculino singular, sirve para formar una locución adverbial de tiempo que aporta el matiz de la frecuencia.

           – A menudo vemos juntos el telediario.

¡Ojo! A menudo, no amenudo, que también se ve por ahí así escrito…

Y por si fuera poco, uno de sus diminutivos posibles, utilizado en masculino plural, menudillos, hace referencia al interior de las aves –los higadillos, la molleja, etc.–.

           – Salteaba los menudillos de pollo en un sofrito de cebolla, pimiento verde y tomillo.

Un refresco, el de hoy, poco gramatical, pero “curioso”, cuando menos…