En un post anterior os planteábamos una serie de ejercicios sobre loísmo, un error no tan extendido como sus primos hermanos, leísmo y laísmo, pero que también merece un repaso por nuestra parte. Aquí os dejamos las soluciones.

 

Recuperaron los informes y los prendieron fuego.

 ¿Hay loísmo aquí?                        SÍ …X….                   NO …….

¿Por qué? 

En “prender fuego a algo”, el “fuego” es el complemento directo y el “a los informes” es el complemento indirecto. Por lo tanto, si queremos sustituir el complemento indirecto por un pronombre, este deberá ser “les”: Recuperaron los informes y les prendieron fuego.

El cambio de colegio los hizo polvo.

¿Hay loísmo aquí?                  SÍ …….                      NO …X….

¿Por qué?       

“Hacer polvo” es una locución verbal indisoluble, que podría equivaler a un verbo simple; por ejemplo, a “fastidiar”. Por lo tanto, en la oración del ejercicio, “polvo” no es el complemento directo, sino que forma parte del verbo. El complemento directo queda sustituido por “los”, de forma perfectamente correcta.

Lo pedí que se estuviese callado.

¿Hay loísmo aquí?                       SÍ …X….                   NO …….

¿Por qué? 

En esta oración, el complemento directo es “que se estuviese callado”; porque eso es lo que “pedí”. A quien se lo pedí es el complemento indirecto y está representado por el pronombre “lo” en vez de “le”. Lo correcto es: Le pedí que se estuviese callado.

 

Al reloj de oro lo saqué brillo.

¿Hay loísmo aquí?                       SÍ …X….                   NO …….

¿Por qué?  

“Lo que saqué” es el complemento directo del verbo de esta oración; es decir, “brillo” (masculino). El “reloj” es el complemento indirecto y, por lo tanto, el pronombre que debemos utilizar para sustituirlo es “le”: Al reloj de oro le saqué brillo.

Él se lo dijo muy clarito pero no lo hicieron caso

 ¿Hay loísmo aquí?                         SÍ …X….                   NO …….

¿Por qué?             El complemento directo es “caso” y a quien no se lo hicieron es el complemento indirecto, “él”, representado por el pronombre “lo” en vez de “le” como sería correcto: Él se lo dijo muy clarito pero no le hicieron caso.

Los acompañé en las horas difíciles.

¿Hay loísmo aquí?                       SÍ …….                      NO …X….

¿Por qué?  

            El complemento directo de “acompañé” en esta oración es plural y, por lo tanto, el pronombre que debe utilizarse es “los”.

A este profesor es muy difícil entenderlo lo que explica.

 ¿Hay loísmo aquí?                     SÍ …X….                   NO …….

¿Por qué?

En esta oración “lo que explica” es el complemento directo y el pronombre “lo” que acompaña al verbo “entender” (“entenderlo”) está sustituyendo a un complemento indirecto masculino singular (“este profesor”). Por lo tanto “lo” es incorrecto: A este profesor es muy difícil entenderle lo que explica.

Se los advertí tanto a ellos como a ellas.

 ¿Hay loísmo aquí?                      SÍ …….                      NO …X….

¿Por qué?  

Esta oración tiene mucha miga…

El sujeto (“yo” elíptico) afirma que advirtió “algo” (complemento directo) a “alguien” (complemento indirecto). El pronombre que sustituye al complemento directo debería ser “lo”, “la”, “los” o “las” según se tratase de algo/alguien singular o plural, masculino/femenino. Y el pronombre que sustituye al complemento indirecto debería ser “le” o “les”, en función de su número.

Por lo tanto el pronombre “los” que precede a “advertí” estaría sustituyendo a un complemento directo masculino plural. Por ejemplo, “los peligros”: [Yo] advertí [de] los peligros tanto a ellos como a ellas Se los advertí tanto a ellos como a ellas.

 

¿Suena raro?

Sí. Porque lo más normal en esta oración es que lo que “advertí tanto a ellos como a ellas” haya sido “algo” y “singular”;“el tema”, por ejemplo: [Yo] advertí [de] el tema tanto a ellos como a ellas Se lo advertí tanto a ellos como a ellas.

 

Aunque no podamos demostrarlo, todo parece “sonar” a que el verdadero error que se ha cometido al redactar esta oración no es un “loísmo” sino que se ha hecho concordar –erróneamente– el pronombre que sustituye a un complemento directo singular con el complemento indirecto de la oración, que es plural (“tanto a ellos como a ellas”).

 

Compréndelo, no es más que un joven inexperto.

 ¿Hay loísmo aquí?                     SÍ …….                      NO …X….

¿Por qué? 

El verbo “comprender” es un verbo transitivo y, por lo tanto, sí puede llevar complemento directo. Por eso, en esta oración, tanto si el pronombre “lo” que acompaña al verbo sustituye a un “algo” neutro, como si se refiere a comprender al “joven inexperto”, su uso es correcto.

 

Al paciente de hoy lo trataré con estricnina.

¿Hay loísmo aquí?                    SÍ …….                      NO …X….

¿Por qué?  

En esta oración el pronombre “lo” sustituye a un complemento directo masculino singular (“el paciente”). Como debe ser.