¡Qué feo –y qué frecuente– es utilizar el infinitivo con valor imperativo! ¡Y qué incorrecto!

 

Iros a la porra                        por                  ¡Idos a la porra!

Medirlo bien                           por                  Medidlo bien

Salir en orden                         por                  Salid en orden

 

¡Y qué fácil de evitar!

¿Y qué me decís de recurrir al infinitivo por no echar mano del subjuntivo?

No decir tonterías, por favor              por                  No digáis tonterías, por favor

 

Igualmente fácil de evitar, por cierto.