Cuando el AVE llega a Madrid, una locución grabada nos da la bienvenida y nos hace la siguiente advertencia: “Permanezcan en sus asientos hasta que el tren no se haya detenido totalmente”.

Y… ¡muy mal!

La RAE sí admite esta construcción con “hasta que”, pero con matices. O al menos con matiz. Un matiz.

Dice la Academia que en esta construcción las dos partes de la oración han de ser o negativas o afirmativas; así que lo que se escucha en el AVE no sigue la norma…

Permanezcan en sus asientos hasta que el tren no se haya detenido totalmente.
afirmativa                                                                                        negativa

No se levanten de sus asientos hasta que el tren no se haya detenido totalmente.
negativa                                                                                            negativa

Permanezcan en sus asientos hasta que el tren se haya detenido totalmente.
afirmativa                                                                                           afirmativa

¡Cuánto se aprende viajando… (por la Nueva gramática de la lengua española)!