El historiador Javier Burrieza ha presentado a principios de este mes de octubre de 2014 su libro Tesoros del silencio, una obra que recorre el Convento de la Concepción del Carmen (ubicado en la Rondilla de Santa Teresa) gracias a las fotografías de Francisco Javier Ruiz Ramos. La publicación, apadrinada por el profesor carmelita Teófanes Egido López y diseñada por Óscar del Amo, supone un estudio desmenuzado de los espacios destinados a la meditación y del estilo de vida de los monjes de clausura.

Tesoros del silencio puede adquirirse en librerías y en la Oficina de Turismo por seis euros, y supone el nuevo trabajo de un historiador centrado en la historia de la Iglesia, colaborador del diario ‘El Norte de Castilla’ y uno de los ponentes habituales de las conferencias culturales y religiosas de la ciudad.

Burrieza también ha dado a conocer a finales de octubre Cofradía de El Descendimiento y Santo Cristo de la Buena Muerte (Valladolid). 75 aniversario de su fundación (1939-2014), un recorrido histórico sobre esta hermandad escrito a cuatro manos junto al especialista en arte Luis Luna. El tándem se ha repartido un exhaustivo trabajo de investigación en una obra que detalla, por un lado, el patrimonio histórico de la cofradía (a cargo del primero); y por otro, la relevancia artística de este gremio religioso (a cargo del segundo).

Finalmente, cabe destacar que este mes también ha encontrado cabida Trazas de arquitectura palaciega en el Valladolid de la Corte, una compilación de textos sobre los principales edificios que se erigieron en la ciudad desde la época de los Austrias mayores. Coordinado por los expertos arquitectos Daniel Villalobos y Sara Pérez Barreiro, la obra recoge aportaciones de autores como Jesús Urrea, Javier Pérez Gil, Luis José Cuadrado, José Miguel Travieso, Iván Rincón Borrego, Eloísa Wattenberg, Miguel Ángel Santibáñez Llinás, Armando Aréizaga, Juan Carlos Arnuncio y Leopoldo Uría.