La Casa Zorrilla mantiene en verano sus recitales de poesía al aire libre (cuando el tiempo lo permite), conferencias, proyecciones y presentaciones de libros; un calendario de actos que se extiende a lo largo de todo el año y que procura mantener ocupadas todas las tardes de martes a sábado. Pero además, durante la época estival, numerosos talleres y exposiciones visten la residencia del poeta vallisoletano, a lo largo de un par de meses en los que se podrá contemplar una estampa del museo literario diferente a la que ofrece el resto del año.

Actividades

Gracias a la visita de esta semana que han hecho los chicos de Ilustratour, del 8 al 31 de julio (2014) queda habilitada la Biblioteca de Verano, en la que se pone a disposición del público Mi rincón del libro. Los visitantes podrán salirse del mundo leyendo a la sombra de un árbol de 11.00 h a 14.00 h en el jardín interior de la Casa de Zorrilla.

A lo largo de tres miércoles del mes de julio, se recuperan Los desayunos de la biblioteca, un encuentro literario con respectivos autores en el Jardín Romántico a las 11.30. Este año, los invitados son:

 9 de julio: Carlos León Liquete, presentado por David Nieto (Editorial LCK 15)
 16 de julio: Teresa Salvador Berrueco, presentada por Julio Martínez (Editorial Fuente de la Fama)
 23 de julio: Ignacio Martín Verona, presentado por Wifredo Román (Editor de Cultura y Comunicación)

Otro de los principales atractivos estivales que brinda la Casa Zorrilla son Los poemas del verano. La “tarde” será el tema elegido para este verano, un concepto rescatado de distintos autores, cuya biografía y su texto estará puesto a disposición del público, para que coleccionen a los literatos durante estas semanas.

· José Zorrilla con su poema La tarde de otoño
· Mario Benedetti con su poema Amor de tarde
· Pablo Neruda con su poema Tarde sobre los tejados
· Rubén Darío con su poema Tarde del trópico
· Octavio Paz con su poema Mar por la tarde
· Alfonsina Storni con su poema Esta tarde
· Jorge Guillén con el poema Tarde mayor
· Ramón López Velarde con el poema Mientras muere la tarde

El museo reserva otro juego para su público durante estos meses; El crucigrama de los poetas, un pasatiempo que esconde el título de una obra de Zorrilla y reserva, para aquellos que lo descubran, un obsequio de la Casa. Los participantes pueden probar suerte en el Cobertizo dentro del horario habitual.

La última actividad lúdica planteada es Sube una estrella al firmamento, un concurso para escribir un texto en una estrella en el panel del Cobertizo. La mejor aportación tiene premio, y el escritor que más estrellas consiga será objeto de una conferencia a lo largo del año.

Los martes de julio también tienen una noche especial dedicada al teatro. Los chicos de Katakrok escenifican obras de Zorrilla durante tres pases diarios, a las 21.30, a las 22.00 y a las 22.30, bajo el nombre Vivir en negro. Los pases tendrán lugar, pues, los días 8, 15, 22 y 29 de julio.

Exposiciones

A lo largo de estos dos meses de julio y agosto (2014), la Casa Zorrilla se viste con distintas exposiciones extraordinarias. Una de las más destacadas es La pieza del mes: Inauguración del Teatro Zorrilla en Valladolid, un diploma del Romanticismo cifrado en una lámina con imágenes y litografías que recogen un momento especial en la vida de Zorrilla

Otra de las colecciones reseñables que se pueden encontrar en verano es Abanicos y dedales, propiedad de María Casado Llorente, que recoge una  vieja manera de sobornar el aire, un lenguaje en desuso y un oficio para el recuerdo. La muestra estará dispuesta en la Sala Narciso Alonso Cortés durante el horario habitual de la casa.

Asimismo, el Zaguán recoge la doble muestra Ejemplares en extinción. Protegidos. Una de ellas lleva por título Conchinchina y el Tonkin: España y Francia en el Imperio Annamita, y recoge trabajos de Augusto Llacayo que muestran el Burgos de 1883, con los viajes y las expediciones del XIX en un mundo para colonizar.

La segunda de estas exposiciones, Siempre en el recuerdo, supone la conmemoración de las creaciones de Carolina Valencia, López AngladaFernando Allúe, Núñez de Arce o Ventura García; autores secundarios que han caído en un relativo olvido. Dichas exposiciones se extienden hasta el 25 de septiembre de este año.

Talleres

Finalmente, la Casa Zorrilla también ofrece distintos talleres matutinos juveniles en la biblioteca. Los jóvenes de 12 a 15 años podrán aprender a encuadernar cubiertas al estilo marmoleado del siglo XIX, durante los martes de julio de 12.00 a 14.00 y por un precio de 5 €. El taller lo impartirá Albalá Restauración, y el material corre a cargo de los organizadores.

Para niños aún más pequeños, de 6 a 12 años, la Casa Zorrilla tiene preparado el taller Escritores en el cielo, un homenaje a distintos escritores de la lengua castellana con el que se desarrolla una disciplina en el Jardín Romántico durante una hora. Dichas actividades, impartidas por Ángela Hernández, tienen un coste de 1,5 € y se extienden desde las 12.00 hasta las 13.00 Estos son los autores escogidos y sus fechas correspondientes:

Martes, 8 de julio: Julio Cortázar – Trazos en el suelo. Collage y juego de Rayuela
Jueves, 10 de julio: Gabriel García Márquez – Macondo, un pueblo de papel. Recortables y acuarelas
Martes, 15 de julio: Juan Gelman – Harina para ‘Pan duro’. “Yo amaso pan y versos”
Jueves, 17 de julio: Manu Leguineche – Aventuras de papel. “Hoy voy a ser periodista”

Las dinámicas requieren una inscripción previa, que puede llevarse a cabo en la Casa Zorrilla durante el horario habitual del museo y antes del día de comienzo del taller elegido.