Autor: Universidad de Navarra

 

“Qué”, “cómo”, “cuándo” o “quién” son pronombres interrogativos.

 Pero, pero, pero… 

“Que”, “como”, “cuando” y “quien”, por el hecho de formar parte de una oración interrogativa con sus signos correspondientes (“¿?”), no se convierten automáticamente en pronombres interrogativos; y, por lo tanto, no siempre deben llevar tilde.

 Y viceversa…

 Los pronombres interrogativos “qué”, “cómo”, “cuándo” y “quién”, lo son porque lo son; con independencia de que vayan o no dentro de signos de interrogación (“¿?”).

A ver qué tal con unos ejemplillos…

  ¿Que qué me dijo? Pues que me comprase un duro de bosque…

 El primer “que” tras el signo de interrogación es una simple conjunción; el segundo sí es el pronombre interrogativo.

 No sé cómo quieres que te lo demuestre.

 El “cómo”, a pesar de no ir en una oración con marcas de interrogación, es un claro pronombre interrogativo.

 ¿Cómo que cuándo pensaba decírtelo? Pues nunca.

 El “cómo” es pronombre interrogativo. El “que” actúa aquí como conjunción. Y “cuándo” vuelve a ser otro pronombre interrogativo.

 Cuando sepa qué fue lo que pasó, sabré dónde estuvo el error y cómo actuar.

 “Cuando” es un adverbio de tiempo. “Qué” es un pronombre interrogativo. “Dónde”, también. Y “cómo”, tres cuartos de lo mismo.

 ¿Cómo puedes creer que quien te informó de todo no sabía lo que decía?

 “Cómo” es un pronombre interrogativo. “Que” introduce una oración de “relativo”; esto es, una oración que es, en sí misma, todo el complemento directo de la oración. “Quien” es un pronombre de relativo; no interrogativo. Y “que”, también.

Bonitos ejemplos. Sí, señor.